Return to site

Guest Blog: Bejamin Orantes, Child Psychologist

¿Qué es para un Psicólogo Positivo pasar un día en Acton Academy & Montessori en El Salvador?

Uno de los retos más grandes de nuestro tiempo, hablando de psicología y pedagogía, es

modernizarse y evolucionar sin cometer los errores que hemos cometido en el pasado. Es común pensar que modernidad es simplemente agregar nuevas tecnologías a la educación; lo que es completamente falso, en mi opinión modernidad implica adaptar las ciencias, sus aplicaciones y estudios a las necesidades del mundo actual; y valga la redundancia, al mundo moderno...

Luego de haber pasado los últimos cinco años de nuestras vidas en diversos entornos educativos, sobretodo a nivel de kínder y primaria, consideramos que tenemos amplia base para entender las diferentes experiencias, las diferentes maneras de entender que es “educar” y sobretodo “cómo educar”. Lastimosamente la mayoría de experiencias en el país entienden la educación como un mero proceso numérico, donde más parecen medirse los fracasos y errores que los logros y las virtudes, son lo que conocemos en el medio como ambientes educativos tradicionales.

Luego de algunas reuniones, un par de emails y llamadas telefónicas, hemos sido invitados a pasar un día en Acton Academy San Salvador, debo confesar que personalmente deseaba mucho tener la experiencia; compartir en un entorno educativo moderno y diferente, estar mezclado y diluirme en un ambiente donde pudiera sentirme en casa y así fue.

Sobra decir que no existen uniformes, los niños y niñas visten cómo quieren hacerlo, sin duda no es la diferencia más grande de Acton, pero ayuda a entender la dinámica de la institución. El recorrido comienza en la oficina de Shannon Falkenstein, luego de entrar y sentarnos, las diferencias comienzan a hacerse más evidentes, su oficina es un lugar cálido, sin trofeos adornando las paredes ni fotos institucionales que resaltan grandes historias; su oficina es eso, un libro abierto con páginas en blanco esperando a los héroes y heroínas que escribirán en ellas y el nuestro amado El Salvador sus historias, esperando esas águilas que pasarán del nido a volar libremente, desarrollando en el proceso el mejor entendimiento de su libertad; su necesidad de actuar.

Luego de charlar un poco continuamos el recorrido, la propiedad tiene grandes espacios de

circulación de aire y luz natural abundante. En lo personal toda experiencia académica debe ser así, en un entorno ameno, donde los niños y niñas sientan que están en casa; rodeados de personas que les impulsan a conocer el mundo, a explorar y crecer, a verdaderamente aprender. Las facilitadoras que acompañan a los niños y niñas comparten la visión de la institución, entienden desde su formación la importancia de la educación con respeto, amplio contraste contra otras instituciones donde las maestras viven con altos niveles de estrés, que terminan desplazándolo sobre sus alumnos con gritos, amenazas, y en más de alguna vez con golpes.

A esa altura de la mañana ya estábamos asombrados, nos pareció muy interesante y satisfactorio ver la cara de esos niños y niñas que estaban verdaderamente involucrados en sus proyectos de ejecución, realmente había una atmósfera de integración y satisfacción muy grande en el lugar. Todos estaban disfrutando su trabajo, sentí por primera vez en mucho tiempo, que estaba en un ambiente educativo donde los niños y las niñas estaban haciendo algo importante; estaban aprendiendo, y al lado de ellos sus facilitadoras quienes esperaban pacientes y activas que alguien las necesitara, Acton impulsa el aprendizaje por experimentación, han entendido muy bien que verdaderamente se aprende cuando se interactúa con los elementos, cuando se tiene la capacidad de crear y descubrir,

cuando los errores se asimilan como una oportunidad nueva para hacer las cosas de una forma diferente.

La experiencia era como una montaña rusa, era verdaderamente un sueño de nosotros como

Psicólogos Positivos encontrar un lugar así en El Salvador, hay demasiadas cosas que pudiéramos decir de la visita a Acton y aún así tendríamos suficiente material para escribir nuevamente sobre la experiencia. Desde el tiempo de comida que es preparado por una chef profesional bajo normativas dignas de un restaurante, hasta el amplio jardín que rodea las distintas áreas de trabajo.

Encontrábamos en cada espacio, en cada habitación, en cada vuelta; alto nuevo, algo importante pero sobretodo algo útil, algo que educa, algo que ayuda al desarrollo de esas águilas que están aprendiendo en el nido, para luego volar, salir y saber que siempre su rumbo dependerá de ellos.

Muchas gracias Acton Academy & Montessori San Salvador, por abrirnos las puertas, por invitarnos y sobretodo muchas gracias por el trabajo que están haciendo por la educación en El Salvador, por igual que nosotros, creer que los héroes y heroínas son reales, que existen y que algún día estarán listos para cambiar el mundo.

Benjamín Orantes, Psicólogo Positivo

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly